El perfil de Facebook se llama “Yo no lo quito”, y según sus creadores, se trata de una publicación destinada a “defender nuestra libertad de expresar públicamente nuestra fe”, y entre otras recomendaciones, se dedican a difundir la necesidad de que los católicos comulguen en misa “de rodillas y en la boca”. En los hechos, es un “house organ” del sector más rancio del catolicismo.
El sábado, publicó un libelo con este título: “Daniel Enz, la pluma del odio contra el Carmelo (y la fe católica)”, una clara reacción a la investigación que el periodista publicó en la última edición de la revista “Análisis” con serias denuncias por torturas y privación de la libertad en el monasterio carmelita de Nogoyá, que ahora investiga la Justicia.
“Todo el revuelo proviene de una única fuente: Daniel Enz, “periodista” de Análisis Digital. Dicho periodista es conocido en la provincia de Entre Ríos por su profundo odio hacia la fe católica y hacia la Iglesia, y porque ha dedicado su vida a atacarla desde la escritura de artículos periodísticos difamatorios y con denuncias que utilizan verdades a medias para ir contra Obispos, sacerdotes y laicos de forma estratégica y sistemática”, publicó “Yo no lo quito”.
“Es hora de que se conozca la verdad, de que todos conozcan la realidad de que este hecho proviene de un grupo organizado que se dedica a generar escándalos destinados a formar opinión pública contraria a la fe católica, promoviendo por su parte el marxismo y por sobre todas las cosas, el ateísmo en una sociedad que históricamente y desde los inicios de la Patria, ha sido católica”, abundó. Después, ese texto fue reproducido por un sitio digital, www.minutonoticias.com.ar. Allí, se señala, de un modo que recuerda otros años, a un grupo de periodistas por estar “formados con una base atea militante, conformada por marxistas y anarquistas”.
Lo dice con un tono descalificante, y hasta delictual.
El texto se lo adjudicaba una organización denominada. Juventud Católica Nacional
El sitio http://www.minutonoticias.com.arpublicó luego declaraciones de “jóvenes de la diócesis” de Paraná quienes habrían denunciado “el armado de un escándalo, orquestado por un medios locales que siempre ha mostrado su profundo desprecio hacia los católicos”.
Se refieren, claro, al caso del convento carmelita de Nogoyá.

http://minutonoticias.com.ar/inicio/
Dice el texto: “Uno de los jóvenes pertenecientes a la comunidad del colegio Don Bosco señala que el ofrecimiento de dolores físicos es una realidad más que común y cotidiana para los fieles católicos; la intención – dice – es ofrecer en carácter de penitencia por los pecados propios y ajenos, dolores que se unen a los dolores que Cristo ha sufrido en la Cruz, el día que aceptó voluntariamente ser crucificado por los judíos”.
Nadie, ningún joven, aparece con nombre y apellido.
También, desde el anonimato, en el muro de Facebook de Buen Pastor, que se presenta como “grupo de jóvenes de la Parroquia San Miguel Arcángel de la ciudad de Paraná”, hicieron conocer su “apoyo” al arzobispo Juan Alberto Puiggari.
“En nombre de todo el grupo, expresamos públicamente el apoyo a nuestro pastor que está siendo atacado por cobardes y perversos, en complicidad de enemigos externos e internos, que buscan seguir llagando el Cuerpo Místico de Cristo, como hacen día a día con los golpes certeros que logran dar a partir del poder mediático y político que tienen”, expresaron.
Y con espíritu militarista, convocan: “Levantamos nosotros como laicos el estandarte de Cristo, para pelear el buen combate de la fe, y nos unimos a nuestro pastor Su Excelencia Reverendísima Monseñor Juan Alberto Puiggari, para defender a la Santa Madre Iglesia de las insidias del enemigo. Rezamos por la fortaleza de nuestro Obispo, para que pueda afrontar con virilidad las tempestades que atacan al pueblo de Dios”.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.