El Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) negó que haya cortado la cadena de pagos, y que esa medida haya afectado fondos con los que se abonan las prestaciones por cuidadores domiciliarios para afiliados con certificados de discapacidad. Aunque sí admitió atrasos como producto de la devaluación del dólar, un 80%, y de la alta inflación, un 54% interanual, que disparó el costo de las prestaciones, aunque los ingresos se mantuvieron atados a los aumentos que recibieron los empleados estatales, que son los únicos aportantes.

De ese modo respondió al reclamo que se hará este jueves, a las 9,30, frente a la sede de Iosper, en Andrés Pazos al 200, de parte de cuidadores domiciliarios, profesionales y familias de afiliados con discapacidad «por el atraso en el pago de reintegros y prestaciones», según la convocatoria hecha por la seccional Paraná de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer). Arnoldo Schmidt, administrador de Iosper, rechazó que la obra social haya dejado de pagar prestaciones. «El Iosper jamás abandonó, desamparó ni dejó de pagar prestaciones en los afiliados con certificado de discapacidad. En realidad, a ningún afiliado. Pero enfocándonos en este tema, Iosper siempre estuvo al lado de los afiliados con discapacidad. Puede haber algún caso puntual de algún atraso, de algún mes, puede ser así. De hecho Iosper jamás lo negó porque estamos en constante comunicación con el grupo de padres y cuidadores», señaló.

En declaraciones al programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1, sostuvo que «puede haber algún atraso» en el pago de reintegros. «Pero esto es una cuestión de recursos. Hay dos variables principales que afectan a la obra social, y que son externas: la devaluación del dólar y la inflación. Estos dos factores afectan directamente sobre el valor de la prestación asistencial, no así sobre el valor de los recursos de Iosper, que se actualizan solo cuando se da un incremento en los haberes de los empleados públicos», apuntó.

Iosper tiene actualmente empadronados a 700 cuiadores domiciliarios para afiliados con certificado de discapacidad, y cada uno de ellos percibe un monto de $16.951,90, cifra que está atada al regimen del trabjador doméstico.

Y en concepto de reintegros, apuntó Schmidt, la obra social provincial paga al mes 10 mil trámites, por montos que varían entre los $40 millones y $45 millones. En los primeros 13 días de noviembre, abonó un total de $18 millones en reintegros. «No se ha cortado ni se ha dejado de pagar ninguna prestación. Pero sí somos concientes de que los recursos son escasos y no alcanzan para la masa de prestaciones que Iosper viene brindando. Pero no se ha dejado de pagar. En todo caso, se reprograman pagos, se habla con prestadores, pero nunca cortó la cadena de pagos», aseveró.

A ese respecto, dijo que los pagos que se pagan actualmente en reintegros corresponden a los meses de agosto y septiembre. «Ni bien van ingresando recursos a la obra social, se van pagando los reintegros. Hay que tener en cuenta que los reintegros es solo un concepto de las prestaciones que paga Iosper. Además tenemos compromisos en medicamentos, clínicas y sanitarios, distintas especialidades, prótesis, anestesistas, es una masa más que considerable que Iosper brinda en prestaciones asistenciales», apuntó.

Números

De acuerdo a los números que dio a conocer la obra social, de enero a octubre de 2019, invirtió, en prestaciones de salud para afiliados con Certificado Único de Discapacidad (CUD), un valor de $962.000.000, lo que representa un 17,5% del total del Presupuesto Prestacional anual del organismo. El pago alcanza a 6.668 afiliados que representan el 2,2% del total del padrón del organismo, que asciende a 300.000.

En estos diez meses de 2019, el organismo “invirtió en salud de los afiliados con certificado de discapacidad una cifra muy significativa, «lo que representó un enorme esfuerzo e inmenso sacrificio de la obra social dado el contexto económico del país, por la fuerte inflación que no cesa, y la devaluación del peso argentino, variables que afectaron directamente al monto de las prestaciones asistenciales y de los medicamentos, prótesis e insumos, que se compran en dólares”, indicó el funcionario».

El informe abunda que los $962.000.000 que Iosper invirtió en afiliados con discapacidad en lo que va del año -de enero a octubre-, se desglosan de la siguiente manera: en los primeros 10 meses del año, el organismo pagó en reintegros asistenciales un valor de $325.000.000; abonó en medicamentos $215.000.000 (2.500 de las 6.668 afiliados consumen medicamentos); y solventó $161.000.000 en internaciones en distintos sanatorios y clínicas de la provincia (un promedio mensual de 415 afiliados con discapacidad demandaron esta inversión).

Además, en 175 afiliados que concurren a escuelas especiales, Iosper abonó $38.000.000 millones; en prestaciones de kinesiología, invirtió $68.000.000 ; en cuidadores domiciliarios para este grupo de afiliados, abonó $70.000.000 ; y en centros de rehabilitación -neurológicos, cognitivos, internaciones domiciliarias, salud mental-, un total de $85.000.000. “Se trata de una inversión más que significativa que ha realizado el Instituto en afiliados con CUD, lo que demuestra a las claras que nuestra Entidad, que es la de los entrerrianos trabajadores públicos, jamás los abandonó ni los desamparó. La realidad es que nunca dejó solas a las instituciones ni dejó de cumplir con los pagos al conjunto de afiliados y, particularmente, a quienes poseen alguna discapacidad.”, agregó el Gerente de Administración.

“Los números de la inversión lo reflejan”, aseguró Schmidt, quien agregó que en lo que va del año, los $962.000.000 que Iosper invirtió en afiliados con certificado único de discapacidad, representan el 17,5% del total del presupuesto prestacional total que nuestro organismo tiene asignado para 2019. “Si un total de 6.668 afiliados representan el 17,5% del total del presupuesto anual que Iosper tiene disponible para sus 300.000 afiliados, es una cifra más que significativa que merecería valorarse de otra manera”.

Schmidt aclaró que los 6.668 afiliados con CUD registrados en la Dirección de Programas Específicos de Iosper al 31 de octubre, representa el 2,2% del total del padrón del organismo, compuesto por 300.000 afiliados. “Si el 2,2% del padrón de afiliados con CUD absorbe el 17,5% del total del presupuesto prestacional anual de Iosper, estoy convencido que es un número más que ilustrativo que demuestra que Iosper invierte fuertemente en los afiliados con discapacidad”, señaló.

Cadena de pagos

Schmidt amplió que “Iosper nunca cortó la cadena de pagos, más allá de la crisis de salud que atraviesa a todos los argentinos, y de la que Entre Ríos no escapa, porque nuestro espíritu es garantizar las prestaciones de salud de todos nuestros afiliados, pero debe quedar claro que se paga a medida que los recursos ingresan”.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora