Tres de los cuatro gremios docentes empiezan este miércoles un paro virtual de tres días en rechazo al proyecto de ley de «emergencia social» que el Gobierno envió a la Legislatura y que, entre otros puntos, supone un aumento de entre 2 y 4 puntos en el porcentaje de aportes de los activos para sostener con su salario la Caja de Jubilaciones, y crea un aporte «voluntario» de entre el 4% y el 10% del salario en montos que superen los $75 mil.

Como hay suspensión de las clases presenciales desde el 16 de marzo por la pandemia de coronavirus, los docentes, que desde entonces llevan adelante el proceso educativo mediante clases virtuales, realizarán, entre miércoles y viernes un «apagón» lo cual supone que no dictarán contenidos ni atenderán consultas de los alumnos. Así lo resolvió la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), medida a la que se sumó la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet) y la Unión Docentes Argentinos (UDA). En cambio, no se plegó el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop).

Pero los cuatro sindicatos rechazaron el proyecto de «emergencia social». El plenario de secretarios generales de Agmer, además, habilitó a las 17 seccionales a llevar adelante medidas de acción.

En ese marco, la seccional Paraná de Agmer convocó a una caravana que partirá a las 10,30 desde la sede de Laprida 136 y se dirigirá a Casa de Gobierno, donde está previsto que se realice una radio abierta. Del mismo modo, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) también movilizará hasta el Centro Cívico: concentrarán a las 11 en la sede gremial de Colón 59.

ATE, junto a Agmer, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y, entre otros, la Corriente de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) elaboraron un fuerte documento de repudio a la iniciativa oficial. El texto consideró como «un error volver a poner la lupa de la recaudación sobre los y las trabajadores y trabajadoras. El modelo político de seguir descargando las crisis sobre el pueblo no puede ser el plan que oriente las medidas económicas».

También los judiciales cumplirán este miércoles un paro de 24 horas. Así lo indicó el titular de la Asociación Judicial de Entre Ríos (AJER), Mario Brmusak. Se trata de una medida de fuerza que implica la «desconexión» del trabajo remoto en rechazo al «inminente dictado de la ley de emergencia solidaria. Esta ley que impacta en los bolsillos de nuestros trabajadores y jubilados, sin reparar las causas del déficit de la Caja de Jubilaciones y Pensiones provincial y suspende la aplicación de la Ley 10068», más conocida como Ley de Enganche, que beneficia con los aumentos que otorga la Corte a los trabajadores de los tribunales entrerrianos.

De qué se trata

El proyecto del Poder Ejecutivo tiene 11 artículos, de los cuales uno es de forma. En el punto primero se declara el “estado de emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, sanitaria, administrativa, y previsional en el ámbito de la Provincia de Entre Ríos, con el propósito de asegurar el cumplimiento de las funciones  inherentes al Estado provincial y la normal prestación de los servicios públicos”. La emergencia, se indica, se extenderá hasta el 30 de junio de 2021, prorrogable por única vez  mediante decreto del Poder Ejecutivo Provincial por 180 días en caso de que a su criterio se mantenga la situación de emergencia.

El aspecto más enojoso está contenido en el artículo 4°, que establece un aumento en los índices de aportes a la Caja de Jubilaciones por parte de los estatales, y se calculará “sobre el total de la remuneración liquidada al personal en actividad según el siguiente esquema:

Salario nominal: a) hasta $75 mil, 16% de aportes personales; b) desde $75.001 a $100 mil, aportes personales del 18%; c) desde $100.001 a $200 mil aportarán el 20%); d) desde $200.001 en adelante aportarán el 22%.

Hoy, según la Ley Previsional N° 8.732, el aporte personal a la Caja de Jubilaciones es del 16%, e igual porcentaje es el aporte del Estado como empleador, con lo cual la suba propuesta sobre los salarios produce quitas que van del 2% al 4%.

En cambio, se mantiene el aporte jubilatorio para el personal de la Policía, que es del 18%, según el Reglamento General de la fuerza, según la Ley N° 5.654, del año 1974, en tanto los haberes de los efectivos policiales no supere los $100 mil. Por encima de ese monto, se aplicará el mismo esquema que para el resto de la Administración: desde $100.001 a $200 mil aportarán el 20%); y desde $200.001 en adelante aportarán el 22%.

Igual criterio que el de la Policía se aplicará para el personal del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, cuyo regimen está comprendido en la Ley N° 5.797.

Aportes

En el punto 6 del proyecto de Bordet se establece los porcentajes de los aportes “solidarios extraordinarios” para cubrir el déficit de la Caja de Jubilaciones. Serán calculados en forma proporcional al nivel de ingresos, a detraer sobre el monto total nominal liquidado a cada uno de los beneficiarios de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Entre Ríos.

Quienes tengan un salario desde $75.001 a $100 mil aportarán un 4%; desde $100.001 a $200 mil un 6%; desde $200.001 a $300 mil un 8% y desde $300.001 en adelante aportarán un 10%.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.