“Hay atrasos en los trámites, pero no es sólo con la pensión para los ganadores del Premio Fray Mocho: hemos tenido un volumen importante de expedientes para la firma, pero esto es propio de la dinámica del organismo. Pero en caso de demora de nuestra parte, el beneficiario tiene herramientas para accionar. Siempre le digo al afiliado: cuando hay demora, pueden presentar un recurso de queja, que es una herramienta idónea, al igual que el amparo por mora”.

Daniel Elías, presidente de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Entre Ríos, responde de ese modo a la queja hecha pública por un grupo de ganadores del primer Premio Fray Mocho, que incluye, al cumplir los 55 años, la posibilidad de acceder a un beneficio de pensión, que consiste en dos sueldos mínimos, alrededor de $13 mil por mes, al cual no han podido acceder de momento. “No es que nosotros no demos respuesta. No dar respuestas no existe como posibilidad ni para nosotros ni para el afiliado. Si el afiliado no tiene respuesta, tiene los mecanismos muy aceitados, como el recurso de queja o el amparo por mora”, insiste Elías.

 

El Premio Fray Mocho está regido por la Ley N° 7.823, que en sus artículos 19 y 20 otorga a los ganadores en los distintos géneros –cuento, poesía, ensayo, teatro- una pensión, que se tramita ante la Caja de Jubilaciones después de los 55 años. “El autor de la obra premiada –dice el artículo 19- tendrá derecho a recibir una pensión vitalicia con carácter personalísimo y por única vez, reuniendo los siguientes requisitos: haber cumplido 55 años de edad o haber sido legalmente declarada su incapacidad laboral”.

 

En la edición 2009 del Premio Fray Mocho en el género Cuento, el concordiense Fernando Belottino ganó el galardón con el título “Textos sin destino”. Ahora, cumplidos todos los requisitos que exige la ley, Belottini, junto a otros tres ganadores del galardón, fue a la Caja para pedir la pensión, pero el trámite lleva un año sin resolución; en otros casos, el trámite está demorado dos años.

 

Belottini empezó el trámite hace un año -otros llevan dos años de gestiones- y no entiende muy bien, dice, por qué el retraso. “Me dijeron que los expedientes tenés que empujarlos en la Caja; yo hice eso, pero igual no avanza. Desde noviembre está en despacho, para la firma del presidente. Llamé y me dijeron que no es tanto tiempo”, explicó, en diálogo con Entre Ríos Ahora.

 

Antes había hecho pública la situación a través de las redes sociales.


“Quienes escribimos en (o desde) Entre Ríos tenemos la posibilidad de participar todos los años del premio Fray Mocho, un estímulo y a la vez un reconocimiento a quienes son considerados verdaderos embajadores culturales de una provincia que, a lo largo de su historia, ha demostrado el talento de sus literatos en los diferentes géneros”, escribió Belottini en su muro de Facebook, bajo el título “A quien corresponda:-. La Ley Provincial Nro 7823 – art. 19 y 20, otorga a los ganadores del Premio Fray Mocho la Pensión al Mérito Artístico, que no es otra cosa que reconocer el trabajo que subyace detrás de cada obra literaria como asimismo una prueba tangible que, para quienes pergeñaron este galardón máximo de la provincia, el arte no se considera un pasatiempo sino un verdadero esfuerzo físico e intelectual y debe ser reconocido como tal”.

 

Los cuatro últimos ganadores del Fray Mocho –tres de Gualeguaychú (Héctor Luis Castillo, José Luis Pereyra, María Eugenia Faué)- y uno de Concordia -Fernando Belottini)-, “cumplieron con los requisitos para solicitar dicha Pensión y, habiendo iniciado los trámites correspondientes, por motivos que se desconocen, esas pensiones no han sido otorgadas y sus respectivos expedientes juntan polvo y olvido en la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos en donde están por cumplir los 2 años de iniciados”.

 

Tanto el Premio Fray Mocho como la Pensión al Mérito Artístico tienen una mirada crítica de parte del presidente de la Caja, aunque aún así dice que el organismo está para cumplir la ley y no para discutirla, aún cuando tenga sus diferencias. “Puedo estar preocupado porque, por ejemplo, cada año se otorga el Fray Mocho en más de una categoría, y esto supone más de un beneficiario por año, si no se reforma la ley. Pero hoy yo no puedo dejar de aplicar la norma, si es clara y contundente: no puede invocar inconstitucionalidad ni disgusto. Somos organismo de aplicación”, aclara.

Respecto de la demora en otorgar los beneficios, dice que es propio de la “dinámica” de la Caja, pero que cualquiera está en condiciones de accionar ante la demora.

Pero insiste que tanto el Fray Mocho como la Pensión al Mérito Artístico son leyes que merecen revisión. “Me parece que hay que analizar si el Estado puede sostener las dos cosas, el premio Fray Mocho y el beneficio que paga la Caja. Y en el caso de la Pensión al Mérito Artístico, lo que sucede es que tenemos la situación de que se le otorga no sólo a ganadores de concursos nacionales, sino también a quienes ganan en el Encuentro Provincial de Folclore de Villaguay –analiza Elías-. Hay beneficiarios que ganaron ese premio cuando tenían 20 o 21 años, y se trata de muchachos que a lo mejor siguieron con la música uno o dos años más, y después nunca más, no hicieron ningún aporte a la cultural, pero a la pensión no se la saca nadie. A los 50 años, una de las mejores edades, acceden a la prestación”.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.