Por Paola Robles Duarte (*)

 

En su acostumbrado tono de provocación, el abogado defensor de Gustavo Rivas, que carga con ocho denuncias por corrupción de menores en los Tribunales de Gualeguaychú, dijo que las acusaciones «no son graves, ni probables e incluso algunas son irrisorias». Es más, Raúl Jurado utilizó un lenguaje displicente para desacreditar los cargos en contra de su defendido: «La situación de Gustavo no cambia en nada, es una mancha más al tigre».

Ante las preguntas que lo aguardaban a la salida de Tribunales, Gustavo Rivas se limitó a contestar: «Nada, de nada». De esta manera el abogado se retiró hasta su casa, recuperando la posición que adoptó al comienzo de la investigación judicial: no dar declaraciones periodísticas.

Confusas declaraciones de Jurado

Por su parte, el abogado defensor de Rivas, Raúl Jurado, dijo ante una rueda de prensa a la salida de Tribunales: «Nos negamos a declarar por el tema de la identidad reservada, lo curioso es que en la supuesta denuncia, más que una denuncia a Gustavo Rivas vincula a tres sujetos que esa misma persona denuncia. Estamos hablando de una denuncia grave, que le acabo de decir a la fiscal que por qué no lo traen a testimonio y lo investigan, porque cuando se sepa quienes son esas tres personas, de quienes se tratan, nos van a dar la razón».

Y profundizó: «El que supuestamente hace la denuncia contra Gustavo, que en realidad narra una pavada respecto de Gustavo, es mucho más grave lo que dice sobre tres personas que ustedes- por la prensa- conocen muy bien».

Al ser inquirido sobre la identidad de estas personas, sólo aportó confusión: «No sé quienes son los porque están sus iniciales, pero tal y tal persona de las cuales no puedo hablar porque tengo la imposición y de hacerlo cometería un delito, fueron sindicadas por nuevos delitos gravísimos. El mismo denunciante es damnificado por esas tres personas en delitos graves que no son sexuales; fueron a su casa y cometieron según dice el denunciante, un delito gravísimo sobre él. Una de las dos nuevas denuncias que nos informaron hoy involucra a estos terceros».

Y quiso cerrar el tema: «No hay nada nuevo bajo el sol, no voy a decir nada más».

«La situación de Gustavo no cambia en nada, es una mancha más al tigre», dijo en referencia a los nuevos testimonios por los que se amplió la imputación formal de Rivas.

El pedido de Rivas


«La única solicitud que realizamos a la Fiscalía fue una notebook que Rivas necesita para trabajar y nos respondieron que todavía no han terminado de investigarla, aunque hasta ahora los informes dicen que no hay nada, pero la fiscal considera que puede haber algo, por lo tanto siguen peritándola. Tiene los registros del trabajo de Gustavo y la necesitamos», insistió Jurado.

«Si todas las denuncias que existen son como las que acabamos de escuchar, ojalá que «haigan» miles, parecen mandadas por nosotros», dijo el defensor de Rivas con liviandad.

«No son graves, ni probables e incluso algunas son irrisorias»


«Estas ocho denuncias no tienen gravedad. No son graves, ni probables e incluso algunas son irrisorias», sostuvo Jurado.

Consultado sobre si había hablado con Rivas sobre sus declaraciones respecto a que no recordaba si las personas con las que había mantenido relaciones sexuales eran menores de edad, dijo: «No hablo con el de sus cuestiones personales».

Le dije a Rivas «dejá de hablar porque te encanta hablar», reconoció Jurado quien sostuvo que «debemos tener reservas sobre lo que estamos trabajando».

Comenzaron las pericias 


«Gustavo tiene previstas tres sesiones en cuanto a las pericias psicológicas y psiquiátricas, ya tuvo una. Luego los denunciantes tendrán que realizarse las mismas pericias», reveló el abogado.

«Vinieron a declarar varios integrantes de los establecimientos educativos donde Gustavo fue profesor, porque la Fiscalía se tomó el trabajo de convocarlos. Ojalá los llamen a todos, porque lo único que hacen todos ellos es hablar loas de Gustavo, incluso un sacerdote que fue rector de un colegio: maravillas habla», aseguró.

Por último, opinó: «La causa se va a sostener porque hay una presión pública, lo van a condenar porque hay una presión pública. Lo que dicen los medios es lo que va a decir la Justicia. Ojalá tengan las agallas de aplicar el derecho como corresponde».

Cabe recordar que la Justicia investiga al abogado Gustavo Rivas por corrupción y facilitación de la prostitución a menores. Poco a poco se acercan nuevos denunciantes en el marco de una causa compleja que investiga hechos presuntamente acontecidos en un extenso período de tiempo: 40 años.

 

 

(*) Periodista. Publicado en Reporte 2820.