El exlegislador provincial y exembajador argentino en Cuba, Raúl Taleb, busca dar vuelta una condena judicial por enriquecimiento que se le impuso en 2016. El fallo, sin embargo, fue confirmado en  una segunda instancia, en la Cámara de Casación Penal, tribunal que en 2017 acogió favorablemente un recurso extraordinario para llegar a la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ).

Precisamente, los jueces Daniel Carubia, Claudia Mizawak y Emilio Castrillón -Miguel Giorgio se excusó por cuanto ya intervino en la causa- escucharon este lunes los argumentos del abogado de Taleb, Julio Federik, que procura la revocatoria de aquella condena. «Esta sentencia se debe revocar», dijo Federik, planteo que fue rechazado por el Procurador General, Jorge García, que dijo que el recurso es «sustancialmente inadmisible».

El 18 de abril de 2016 el tribunal conformado por los jueces Elvio Garzón, Miguel Giorgio y Daniel Malatesta, dispuso aplicar a Taleb una pena de tres años de prisión condicional, inhabilitación absoluta perpetua para ocupar cargos públicos y lo obligó a devolver en concepto de multa la suma de $442.577. Además, lo obligó a realizar trabajos no remunerados en favor de una institución de bien público de Diamante por el término de la condena, y dispuso el decomiso de un inmueble de su propiedad, ubicado en calle Buenos Aires N°38, de Paraná, al hallarlo culpable del delito de enriquecimiento ilícito.

Federik dijo que la Justicia evaluó el crecimiento patrimonial de Taleb en el período que va de 1991 a 2003, y que para aplicarle la condena se utilizó la ley “más gravosa”, que data del año 1999. “¿Por qué esto? El fundamento de la sentencia radica que se trata de un delito de omisión”, razonó. Y arguyó que no puede tener esa calificación legal por cuanto, dijo, se trata de un delito de “comisión”.

“Varios años después de haber dejado la función pública,  se le puede requerir para que explique cómo hizo su patrimonio. ¿Cuándo prescribe este delito?”, se preguntó el defensor, quien consideró que para la Justicia el de enriquecimiento es un delito “continuado” y por esa razón se aplica la ley más gravosa. “Pero no es así. Hay que aplicar la ley más benigna”, señaló.

Después, hizo notar que Taleb es soltero, no tiene hijos y que vive en la casa de sus  padres, y se le aplicó, arguyó Federik, la misma vara para medir su capacidad de ahorro que si estuviera casado con hijos. “La billetera del casado es diferente a la billetera del soltero”, completó.

Luego cuestionó los dictámenes de los peritos contables que llevaron adelante los cálculos sobre el patrimonio de Taleb.

“Estamos viendo a una persona que ha ejercido las altas magistraturas, condenado por una sentencia donde hay desaciertos de carácter técnicos y jurídicos”, sostuvo el defensor

El Procurador García consideró desde el vamos que el “recurso es sustancialmente inadmisible”.

Destacó el modo de investigar los delitos de corrupción en el país que, aseguró, es modelo para el resto de Latinoamérica. Y ante la sospecha de la comisión del enriquecimiento por parte de un funcionario, aseveró, “tenemos el deber positivo de investigar, y si no lo hacemos, quebrantamos las convenciones.  Los deberes no están solo para los funcionarios que pueden ser investigados por enriquecimiento, sino también para nosotros, que tenemos que investigar”.

Dijo que la condena a Taleb por enriquecimiento aplicada en 2016 es “una sentencia justa”, y que no hubo ninguna afectación a garantía constitucional alguna.

Respecto de las pericias, defendió la actuación de Nicolás Cozzi –ya fallecido- y reprochó la intervención del perito de parte presentado por la defensa, Julio Budasoff. “El perito de parte falseó maliciosamente los datos. Pretendió inflar los ingresos que estaban compatibilizados”, dijo García.

“El perito de parte ha hecho una tarea ilícita”, concluyó.

En base a esas argumentación, pidió rechazar el recurso y confirmar la sentencia.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.